El terror de los recuerdos: “Dios que no vuelvan las bombas”

bogota

Al sur de Bogotá en horas de la mañana del 17 de enero, un estruendo que parecía borrado de la memoria de los colombianos estremeció la Escuela de Cadetes Francisco de Paula de Santander.

 

Un carro bomba conducido por José Aldemar Rojas Rodríguez de 57 años, cargado con 80 kilos de pentolita impactó contra la escuela de cadetes dejando 21 muertos y 68 heridos.

 

Bogotá sabe de bombas, la ciudad tiene 30 años de historia de ataques con explosivos.

 

ATENTADO 01 – Escuela de Oficiales de Policía

 

6 de diciembre de 1989 – 63 personas fallecidas

 

ATENTADO 02 – Atentado al edificio del DAS

 

30 de enero 1993 – 23 personas murieron

 

ATENTADO 03 – Calle 93 con carrera 13

 

15 de abril 1993- 8 personas murieron

 

ATENTADO 04 – Collar bomba

 

15 de mayor 2000- 2 personas murieron

 

ATENTADO 05 – Explosión Comando policía Bogotá

 

23 de octubre 2002 – dos personas fallecidas

 

ATENTADO 06 – Bomba en el Club El Nogal

 

7 de febrero 2003- 36 muertos y 200 heridos

 

ATENTADO 07 – Al paso de un camión militar

 

31 de julio 2006 – un fallecido y 21 soldados y un civil heridos

 

ATENTADO 08 – Bomba en Universidad Militar de Bogotá

 

19 de octubre 2006 – dos persona muertas

 

ATENTADO 09 – Explosión en Caracol Radio

 

12 de agosto 2010 – transeúntes heridos

 

ATENTADO 10 – Atentado a Fernando Londoño

 

15 de mayo 2012 – dos personas murieron

 

ATENTADO 11 – Porvenir de la 72

 

2 de julio 2015 – sin fallecidos

 

ATENTADO 12 – Porvenir puente Aranda

 

2 de julio 2015 – sin fallecidos

 

ATENTADO 13 – Explosión en la Macarena

 

19 de febrero 2017- sin fallecidos

 

ATENTADO 14 – Centro Andino

 

17 de junio 2017 – sin fallecidos

 

El ataque contra la escuela de cadetes estaba planeado desde hace 10 meses, según investigaciones, indicó el ministro de defensa Guillermo Botero y todas las pistas indican que fue responsabilidad del ELN.

 

El último atentado contra la policía en Colombia se produjo en enero de 2017, cuando el ELN, el mayor grupo rebelde activo en el país, puso una bomba en Barranquilla, en el norte del país, y mató a cinco policías y dejó heridas a decenas de personas.

 

Colombia revivió lo que creía olvidado, ¿llegarán las conversaciones de paz entre el gobierno y la guerrilla a un acuerdo?

 

Julios Rodríguez estuvo a unas cuadras de la explosión, cuando salió de la casa en donde hacía reparaciones todavía caían vidrios de algunas ventanas.

 

“Uno no sabe qué pensar ni de dónde venía. La gente estaba llorando y gritando sin saber a dónde partir

 

desde su ferretería, Rodríguez observó cómo iban y venían agentes de seguridad y periodistas, pese al shock que había en el colectivo, decidió abrir el negocio para no perder la jornada.

 

A uno ahora ya le da como miedo estar por acá, cerca a la escuela. Es muy triste que en Colombia se maten de esa manera. Dios que no vuelvan las bombas”. dijo a una entrevista realizada por BBC

 

Colombia no tiene antecedentes de ataques suicidas como el del 17, las autoridades enfrentan lo que quizá sea la peor de la expresiones del terrorismo.

  • Mostrar Comentarios (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *